miércoles, 21 de septiembre de 2005

Movilidad y cine español: el caso Goya's Ghosts

Es habitual que, cada vez que se realiza una campaña de concienciación social, aparezcan en nuestros televisores los rostros de conocidos actores o de directores de cine apoyando públicamente las más diversas causas. Por eso me ha extrañado el caso que os voy a comentar a continuación.

Ayer por la mañana, cuando me dirigía al trabajo, observé en ambas aceras de Alfonso XII, desde Moyano hasta más de la mitad de la manzana del Real Jardín Botánico, bandas blanquirrojas y señales de prohibido aparcar, informando de que la causa era un rodaje cinematográfico.

Estoy acostumbrado a que en esta zona se realicen rodajes, pero habitualmente se reservan sólo unas pocas plazas: lo justo para dos grupos electrógenos, una caravana de maquillaje, otra de catering y otra de material (esto es, una longitud bastante grande de acera, pero menos que en este caso).

Lo había olvidado esta mañana cuando, al pasar por Alfonso XII, he visto un jeep cuya rueda de repuesto estaba cubierta por la habitual lona de propaganda del taller, y me he quedado maravillado al leer: Stratford Upon Avon. Caramba, ¿qué tipo de persona hay que ser para comprar un coche en el pueblo del Bardo? Me llevé el enigma al curro sin relacionarlo con las banditas que seguían cubriendo la acera.

A la vuelta, la zona delimitada por las bandas estaba cubierta de turismos. Al principio me extrañó, pero después vi a un individuo con pinta de aparcacoches y, acercándome a los vehículos, observé que todos llevaban un cartón en que aparecía la siguiente frase:


Technical Staff
Goya's Ghosts

Entonces pensé: Vaya descaro. Está bien que el equipo tenga que llegar a cada localización en que se rueda pero, ¿no podría la empresa fletar un autobús? ¿Qué otra empresa se puede atrever a pedir permiso al ayuntamiento para estacionar TURISMOS (no vehículos de servicio, como los camiones de mudanzas o de reparación) en una zona concreta?

Me parece algo indignante, y más para un gremio que, como he dicho más arriba, se vanagloria por sus actuaciones sociales y culturales (mientras con por la puerta de atrás exige que se limite económicamente el acceso a la cultura —pero de esto hablaré otro día). Pero hay que reconocer que hay honrosas excepciones.

El vehículo de Strattford Upon Avon, ahora visto por delante, llevaba también el cartón de la productora cinematográfica. Había llegado a primera hora y, teniendo trescientos metros de acera reservada junto a los que aparcar, eligió aparcar en la zona azul. Otros dirán que hizo mal, pues redujo aún más el espacio para el resto de los automóviles, pero yo tengo la esperanza de que lo hiciera por la repulsión moral que le produjo la reserva de una zona para turismos.

1 comentario:

josemoya dijo...

Acabo de mirar en IMDB. La peli es de Milos Forman y el rodaje se extenderá, como es natural, por otras ciudades "históricas" (¿cuál no lo es? ¡hasta Móstoles tiene historia!) de España. En el mismo lugar he dejado un comentario indicando dónde rodaban hoy.