domingo, 17 de marzo de 2019

Leif GW Persson: Otro tiempo, otra vida

PERSSON, Leif GW: Otro tiempo, otra vida.. Barcelona, Paidós, 2010. 512 págs., 19cm.
ISBN:
978-84-08-09318-3
Descriptores:
Novela negra. Caída del bloque comunista. Novela de espías. Novela policiíaca.

Leif Persson mezcla en esta novela los géneros de terror y policíaco a través de dos casos que se entrecruzan en la vida de unos agentes de policía: el asalto a la embajada de la República Federal Alemana en Estocolmo en los años 70 y un homicidio sin móvil aparente en 1989. Usando como leit motif la expresión sueca En annan tid, ett annat liv ("Otro tiempo, otra vida", aparentemente equivalente al español "Eran otros tiempos"), se van contraponiendo los otros tiempos (el pasado, en letra palo seco) y las otras vidas (el presente del momento de la narración, en letra con remates).

La trama es trepidante, pero como lector me ha llamado más la atención el uso de distintas perspectivas de narración (el narrador del primer bloque, sin ningún tipo de diálogo, tiene cierto carácter de periodismo que, sin embargo se rompe por la falta de objetividad del final) y por la aparición de ese humor negro que, sin embargo, es bastante habitual en la novela negra española y europea, aunque solemos echarlo en falta en la norteamericana.

Otro aspecto interesante es el final de la trama, que plantea un dilema ético: ¿debemos buscar, 10 años después, al culpable, cuando su vida ya es totalmente distinta? La decisión que se toma también es contraria a la que aparecería en una novela norteamericana. De ahí el título del libro: eran otros tiempos, era otra vida.

lunes, 4 de marzo de 2019

Creó su víctima... (microcuento enviado a concurso en 2013)

Creó su víctima con un goteo de olvidos, desprecios, insultos, amenazas. Esperaba haber conseguido la completa docilidad, el dominio que mostrara ante toda la vecindad quién mandaba allí. Pero olvidó que en la vecindad también hay buenas personas, gente que tiene una palabra de apoyo, tiende su mano y, después de ayudar a escapar a quien sufre, procura que se haga justicia.

Siempre van de la mano, y la gente piensa que son felices. Él sonríe. Ella sonríe. Hay algo oscuro en su sonrisa. En la de él, cierta superioridad. En la de ella, cierta impostura. La dulzura de su voz se vuelve trueno por las noches, cuando vuelve a casa tras horas en la taberna. La dulzura de su voz se quiebra en llanto por las noches, cuando lo ve llegar a casa, tras horas temiendo que llegue el momento. Si solo tuviera el valor de irse... Pero no es fácil escapar de una cárcel que se nos ha metido dentro.


Este microcuento se creó para el concurso "relatos (des)generados" de 2013, donde no resultó seleccionado. Está registrado en safe creative con el código 1309045715801

miércoles, 16 de enero de 2019

Vamos a volver al cuento del miércoles... Paredes.

Busco en las profundidades de mi blog algo que grabar en mi voz para enviar a un reto de Twitter. Y veo, con una mezcla de añoranza y tristeza, que hacia 2004 este blog tenía mucha vida debido, sobre todo, a una serie de secciones semanales que me me obligaban a actualizar con cierta frecuencia.
Pues bien, he decidido que tiene que volver a haber cuentos semanales. Es absurdo que publique cuentecillos de 200 palabras en twitter y que no escriba ya aquí.



Salió de allá donde acaba el pasillo, de esa pared mohosa que tantas veces nos hemos propuesto limpiar. Allá estaba la mancha. Tenía, claramente, las facciones distintivas de una persona; es más, se parecía bastante a la difunta tía Enrica. Y la verdad es que la pobre Enrica tendría motivos para aparecerse, tan mal la trató la abuela. Hay que ver, toda la vida sacrificada cuidándola —renunció a estudiar, a casarse, a formar una familia propia— y morir solo meses después de la más que centenaria madre.
Al principio, nos asustamos. Pero luego, reflexionando, llegamos a la conclusión de que Enrica no tenía nada contra nosotros. Siempre le prodigamos palabras de afecto a las que ella respondía con reciprocidad. Mamá le pasaba, secretamente, las últimas novedades literarias que ella devoraba en el secreto de su alcoba. Luego, cuando mamá ya no estuvo, seguimos llevándole libros hasta que perdió la vista.
Por eso, ni mis hermanos ni yo nos molestamos en repintar sobre aquella mancha de la casa del pueblo.
En cambio, a los hijos del primer matrimonio de Elsa, la mujer de Esteban, les horrorizaba. Y un fin de semana que, con veinte años ya cumplidos, fueron solos con los amigos a la casa, pintaron todo el pasillo sin decirnos nada.
De nada valió. Aquel rostro volvió a aparecer en el pasillo, quizá con cierto gesto de reproche en sus ojos. Elías y Eduardo, racionales como todos los universitarios, llegaron a la conclusión de que se trataba de un moho que hundía sus raíces en el interior del tabique. Su padre, por el contrario, pensaba que a las cosas del otro mundo hay que tenerles un respeto. Sin embargo, acabó por ceder y llamó a un especialista en impermeabilización de humedades.
El hombre dio a la pared varias capas de productos específicos; también del lado del muro que pegaba a la casa vecina, porque si no, nos dijo, el problema se reproduciría. Así que había que pintarle una habitación a Eleuterio, que, en lugar de agradecérnoslo, se dedicó a ponernos pegas hasta que le garantizamos no solo que le saldría gratis, sino que, además, le bajaríamos la renta en la finca buena. En fin, que la cosa nos salió por un pico.
Y a los tres años, ya ve usted, la cara que vuelve a salir. A mí, la verdad, me da lo mismo, pero mi hermano Esteba, el calzonazo de él, ha insistido, y me ha tocado a mi recibirle. Así que, si le parece bien, le voy enseñando la mancha mientras el monaguillo va subiendo sus cosas...

lunes, 14 de enero de 2019

Siguiendo las sugerencias de Pennac...

Entró en aquella cuadra, y, sin inmutarse por el desorden reinante, abrió el grueso volumen y comenzó a leer en alta voz. No tenía mucha confianza en ello, pero el consejo de Pennac surtió efecto. Al principio, los pocos que oían su voz modulada tenían que pedir silencio. Después, presa del asombro, fueron callando uno tras otro. Aquello era tan sorprendente... ¿Cómo no les habían hablado nunca de ello? Sus infantiles almas, atrapadas por la ilusión, se estremecían oyendo las palabras que el sonriente profesor seguía dirigiendo a aquel ser amorfo y hambriento que había invocado de entre las sombras.
(Rescatado de mi google Drive. Escrito 11 Mayo 2012).

jueves, 8 de noviembre de 2018

Cinco horas con Mario, revisitado

Uno de los primeros artículos en este blog lo dediqué a una representación de 5 horas con Mario con Lola Herrera de 2004. a la que asistí con unos alumnos de bachillerato. El pasado martes, volví a ver, también con alumnos, el montaje de despedida de la actriz, que próximamente saldrá de gira por toda España. Me impresionó cómo había envejecido Lola en estos 10 años (en realidad, lo que debería haberme impresionado es lo joven que estaba hace 10, cuando ya era muy mayor). Y más me impresionó que conservara todas sus energías, en una representación en que su personaje era más sereno, pero quizá también más profundo.

Pero lo que de verdad me llamó la atención fue el público. En 2004 todos los alumnos (procedentes, como los de mi instituto actual, de una zona humilde) veían la obra como un drama; en 2018, las ideas de "Menchu" provocaban —hasta el dramático desenlace final, claro— constantes risas del público. En catorce años (¡media generación!), lo que los adolescentes de 2004 veían como la manera de pensar de sus madres o de sus abuelas se había convertido en una parodia del facha para los adolescentes de 2018.

Espero que el cambio sea para bien, y que a la gran Lola no le haya importado ver que la sonrisilla nerviosa y las lágrimas se han trocado en abierto humor negro.

lunes, 9 de julio de 2018

Voinóvich: Moscú 2042

VOINÓVICH, Vladímir: Moscú 2042. Madrid, Automática, 2014. 462 págs.
ISBN:
978-84-15509-22-6
Descriptores:
Humor. Sátiras políticas. Distopías. Comunismo.
Moscú 2042 es una mezcla de 1984 con El hombre que fue Jueves. Escrita tres años antes de la caída del bloque del Este, imagina un viaje en el tiempo a una Rusia en que el comunismo ha exacerbado todas sus características negativas: la carencia de recursos, la falta de libertad, las desigualdades entre los ciudadanos de a pie y los miembros del aparato.
Frente a este sistema injusto, un grupo disidente infiltrado en la sociedad propone una absurda solución que, sin embargo, se nos antoja profética: la vuelta a la autocracia y al zarismo:
«Su tan cacareada democracia no nos va a los rusos, Un sistema en el que cualquier imbécil puede manifestar su opinión y decirle al Gobierno qué es lo que tiene que hacer o dejar de hacer no es para nosotros. Lo que nos conviene en un gobernante que goce de autoridad ilimitada y sepa exactamente adónde hay que ir y para qué.»

sábado, 9 de junio de 2018

Asimov: Fundación e imperio

ASIMOV, Isaac: Fundación e Imperio. Barcelona, Bruguera, 1984. 252 [+1] págs.
ISBN:
84-02-04783-1
Descriptores:
Ciencia ficción. Ficción política. Imperios galácticos.

Fundación e imperio es el segundo volumen de la Trilogía de Trantor, la trilogía original de la Saga de la Fundación. A diferencia de Fundación, libro del que ya hablé hace unos días, no se compone de varios cuentos largos sino de dos novelas cortas (una unas 80 páginas y otra de 150).

Las novelas de la saga Fundación pueden leerse de forma independiente, así que no es necesario que os hayáis leído el primer volumen. El único problema es que la lectura de volúmenes (o simplemente cuentos) posteriores revela detalles cruciales del argumento de los cuentos anteriores, y a diferencia de lo que ocurría con el primer volumen, mi lectura ha sufrido los efectos del spoiler que suponían tanto la lectura temprana de Los límites de la Fundación como el haber escuchado el especial de "Verne y Wells ciencia Ficción" dedicado a la saga, ya que los acontecimientos relatados en Fundación e Imperio. Así que seré cuidadoso y trataré de no dar demasiadas pistas.

En la primera de las dos novelas cortas, una Fundación ya asentada después del episodio de los "Príncipes comerciantes" con que terminaba el volumen anterior se encuentra finalmente con el gran enemigo exterior: el Imperio. A pesar de que el Imperio Galáctico está dando sus últimos coletazos, ha sucedido una excepcional casualidad: hay un emperador fuerte en el trono, y un general leal, capaz y deseoso de gloria quiere devolver la grandeza perdida. Este general (Bel Riose) se enfrentará a la "mano muerta" del plan Seldon, según el cual, haga lo que haga, la Fundación sobrevivirá. Y hasta ahí puedo contaros el argumento sin estropear la novela. Solo puedo deciros que acabará con esa mezcla de Deus ex machina y lógica aplastante a que Asimov nos ha acostumbrado en el volumen anterior.

En la segunda novela, la Fundación está al borde de la guerra civil por el enfrentamiento entre el autocrático alcalde y los comerciantes libres. En ese momento, comienzan a llegar rumores sobre un enigmático personaje, el Mulo, que ha conseguido conquistar uno de los mundos más poderosos y parece estar pensando cuál será su siguiente paso en una escalada de conquistas sin precedentes. Si habéis leído cualquier material relacionado con la saga, probablemente sabréis quién es este personaje y qué importancia tiene para el plan Seldon... y es una pena, porque averiguarlo es lo más interesante de esta historia. Así que no puedo decir nada más.

En cuanto a su escritura, es un tomito de lectura ágil en que cada capítulo acaba en su clímax, algo lógico si se tiene en cuenta que ambas historias fueron concebidas para su publicación como folletín en una revista pulp (el famoso Astounding Science Fiction). Al leerlo hoy día, chirrían algunos detalles sociales (como la excepcionalidad de las mujeres activas) y tecnológicos (por ejemplo, que el salto hiperespacial deba ser calculado a mano), pero la fuerza de la serie está en la concepción de la estrategia que guía a los oponentes para superar una colisión inevitable en que solo uno de ellos puede vencer.