lunes, 11 de abril de 2005

Términos curiosos (2)

Leo esto ayer en el suplemento "Crónica" del diario El Mundo,a propósito de las ínfulas que para sí reclaman los descendientes ilegítimos de Alfonso XIII:
Se consideran tan nietos de Alfonso XIII como el propio Don Juan Carlos. Leandro y Carmen Bürgisser, sobrinos del bastardo Leandro Alfonso de Borbón -«quiero que se sepa que la palabra bastardo no se creó para insultar o descalificar, sino como timbre de honor, para designar a quien es hijo de rey»-, quieren ser Borbones y han comenzado los trámites para que su sangre azul sea oficialmente reconocida. —URL (suscripción)


Me pregunto si seré un poco carca, porque he relacionado inmediatamente las palabras de don Leandro con las siguientes del Arcipreste de Talavera, Alonso Martínez de Toledo (siglo XIV):
Del qual matrimonio has legitymos fijos, que frruto de bendiçión son dichos, universales herederos de tus bienes; donde, después desta vida tú partido, tu nombre queda e memoria en la tierra, e tus culpas, sy algunas cometyste, pueden, por obras meritorias por ty faziendo, los tales fijos relevar; lo que non fazen con tanto amor los fijos avidos de fornicaçion e dañapdo cúyto, avortivos, e en derecho espurios llamados, e en rromançe bastardos, e en común bulgar de mal dezir fijos de mala puta. Donde se siguen tres males: difamaçión del que lo engendró, vituperio de la que lo conçibió y denuesto del engendrado. E es capillo que fasta e después de la muerte, nunca se le cae; e demás quel tal fijo es rrepulso de la paterna heredat en vituperio del dapñado cúyto.


Es decir, que, aunque en la Edad Media (¿tiempo suficientemente antiguo como para relacionarse con lo que Don Leandro llama la creación del término?) la palabra "bastardo" era un término neutro (aunque legalmente se prefería "espurio"), sin embargo todos la percibían como se percibe hoy en los países de habla inglesa.

Por otro lado, acepto que en nuestra sociedad, más liberal (las estadísticas hablan de un 25% de nacimientos procedentes de madres solteras), se anule eso de la repulsión de la paterna heredad; pero sonroja oír que ello se hace para reivindicar un estatus social propio de una época ya pasada en que ser bastardo (y además, no reconocido) no era moco de pavo.

3 comentarios:

. dijo...

Ese señor es altamente monárquico, a mí me hace gracia cuando habla así, de su augusta nobleza, de la dignidad de su sangre...

josemoya dijo...

De hecho, tiene más presencia de "Borbón" que los borbones mismos... por eso prefiero a la rama legítima.

angeles dijo...

Esto de hacer referencia a una pseudo-historia que ni tan siquiera han leído oara justificar cualquier cosa del presente me pone nerviosa. Muy interesante el post (y el blog en general) y la recurrencia al texto del Arcipreste de Talavera que viene perfecto, :). Un saludo