jueves, 7 de abril de 2005

El secreto del tiempo de duración en las baterías

Desde hace unos meses, la batería de mi ordenador portátil (que nunca tuvo un tiempo de uso nominal superior a 50 minutos) está dando problemas. Hará un més la volví a calibrar, con unos resultados un poco extraños (la calibración duró media hora hasta el 7%, y media hora más hasta el 3% en que se apaga el ordenador).
Últimamente, este problema se ha ido a sumar a otro más prosaico: la clavija de la alimentación no hace contacto adecuadamente, lo que me obliga a trabajar con batería para evitar que mi ordenador se apague de forma repentina. Y gracias a ello he descubierto que mi batería está a 99% un momento, y un momento después (cuando han pasado menos de 5 minutos y mi cable ha hecho de las suyas) al 1%.

Así que me he paseado por varios lugares buscando información. Por un lado he visto una interesante página que explicaba cómo convertir una batería de 12 V de cámara de vídeo (¡cuatro horas! de duración) en una batería para un portátil que se alimente a 19V (como el mío); por otro, he leído en un foro que, mientras unos dicen que hay que hacer sólo un ciclo de carga/descarga completa en las baterías de litio, y trabajar siempre con la batería puesta y el cable a la corriente, otros dicen que es mejor evitar la descarga completa y otros, finalmente, como apple, proponen no quitar nunca la batería.

Al final, he encontrado un texto llamado El secreto del tiempo de duración en las baterías, material publicado por una empresa que vende calibradores/recicladores de baterías y expertizaje en elección de baterías para el diseño de dispositivos móviles, y he leído que:
  • Las baterías de Ion-Litio (Li-ion) tienen una vida máxima de 2-3 años. ¡Viva la contaminación!

  • Las baterías Li-ion No se pueden recuperar / reacondicionar / reciclar, a diferencia de las de plomo y las de níquel (especialmente NiCd).

  • En principio, la idea de que la batería se degrade casi por completo al agotarse tiene que ver con la preocupación por no contaminar con las baterías de los dispositivos desechados; las baterías agotadas, degradadas, contaminarían menos (y voy yo y me lo creo)

  • Las baterías de Li-ion tienen alta impedancia, lo que hace que no puedan entregar gran potencia cuando el aparato se lo exige. Pero, a diferencia de las baterías de NiMH, la impedancia no depende del uso, sino del tiempo. En cuanto a la impedancia, las mejores baterías son, aparentemente, las de NiCd.

  • Las baterías de Li-ion, a diferencia de las de Níquel, no se auto-descargan tan rápidamente como las de níquel. Estas últimas llegan a perder un 10% de la carga en ls primeras 24 horas, y otro 10% al mes (esto lo he comprobado más de una vez cuando he ido a sustituir las baterías cargadas de la cámara digital por las baterías de repuesto... cargadas 24 horas después que las anteriores. Unas y otras prácticamente muertas). La mejor autodescarga es la de las baterías de plomo, pero ¿a quién le apetece llevar colgando de la espalda una batería de coche? Las baterías Ni-Cd y Ni-Mn aumentan su autodescarga con el tiempo, mientras que en las Li-ion apenas se nota.

  • Muchos dispositivos están diseñados de forma que, después de agotar la batería, queda en ella un remanente demasiado alto de energía (esto lo recordaréis quienes hayáis reciclado las pilas del discman para una radio o el mando a distancia de la tele). Esto debería ser considerado una importante falla de diseño (por supuesto, aquí el autor aprovecha para ofrecer sus servicios) [sin embargo, una vez leído en la página citada anteriormente que las baterías de litio se estropean si se descargan completamente, puede ser que en algún caso ese comportamiento sea una medida de seguridad.]



Creo que con esto he aprendido todo lo que alguien podría querer saber sobre baterías. Ahora bien: ¿volverá mi portátil a la vida?

2 comentarios:

DrQbikus dijo...

Hay que reconocer que si una virtud tiene tu blog, entre otras, es que es informativo. Desde referencias informáticas, de literatura, multitud de enlaces y ahora información muy interesante sobre las baterías :D
Uno nunca sabe lo próximo que se encontrará en el blog del José Moya jejej

Sobre lo que le ocurre a tus baterías, pues seguramente ya lo sepas: el efecto memoria debe hacer destrozado las unidades internas (dentro de la gran batería hay otras más pequeñas).

Las de iones de litio apenas tienen ese tipo de efecto (las de metal-hidruro aún son mejores), pero lo tienen, así que si tu cable hacía mal contacto, pues se habrán formado cristales dentro de la batería (efecto memoria), que hacen que pierda capacidad :/

No sabía que tuvieran una vida útil tan corta, es una lástima. Lo que sí sabía es que tienen una cantidad máxima de ciclos de carga/descarga, así que siempre que sea posible es mejor dejar el ordenador enchufado.

josemoya dijo...

Bueno, te diré que, según lo que leí, en las baterías de litio no se forman cristales, como en las de níquel, sino que se oxidan (eso supongo que querrá decir que su electrólito contiene oxígeno), del mismo modo que las de plomo se sulfatan.
Después de colocar mi post, han pasado varias cosas... las comentaré en un artículo posterior.

He leído que las baterías de metal-hidruro, aunque no tienen necesidad de mantenimiento, son bastante malillas en muchos aspectos... pero sí, la carencia de efecto memoria es importante.