lunes, 24 de enero de 2005

Castellano, español, lengua nacional...

Cuando se decidió dar un nombre a la lengua oficial del Reino de España, surgieron dudas sobre su nombre, como comenta un lingüísta de cuyo nombre no quiero acordarme (pero probablemente era el magnífico Alarcos) en un artículo llamado "Castellano, español, lengua nacional".

Hoy he visto en la web www.constitucioneuropea.es que se podía solicitar una versión completa (es decir, con los anexos), dedidí dirigirme a la dirección de correo propuesta, pero encontré un problema: ¿cómo decir en qué lengua quería recibir la constitución? Porque la Constitución Europea no reconoce el castellano como lengua oficial. Reconoce el Español.
Tuve que recurrir al ingenio prestado, y así, remedando a Zetapé, me dedidí por este sencillo a la par que elegante mensaje:
Estimados Sres.

Desearía recibir un ejemplar completo de la Constitución Europea, con los protocolos y declaraciones anexas. Agradecería que enviasen la versión en la lengua que se denomina "española" en la Constitución Europea y "castellana" en la Española.

Atentamente,

José Gabriel Moya Yangüela.


¡Maragall y Camps, agarráos los machos!

2 comentarios:

DrQbikus dijo...

Bueno, justamente en este tema creo que no hay ninguna aspereza entre distintas posiciones políticas.

Prácticamente todo el mundo entiende que hay cuatro lenguas reconocidas en el Estado, que son cooficiales en sus respectivos territorios, y una que lo es en todo el Estado.

Resultado: que los nacionalistas se refieren al "Español" a veces de forma despectiva, como una imposición entendida como la lengua del estado sobre los otros territorios, y los no nacionalistas entienden la definición, aunque pueden razonarlo de diferente forma.

En el fondo, es una realidad, no hay mucha discusión sobre esto, ¿no crees? Todo el mundo acepta que "español" viene a ser un sinónimo de "lengua castellana".

josemoya dijo...

Lo que me molesta es que los legisladores ignoren una de las premisas básicas del lenguaje forense: una vez se elige un término para designar esa realidad, ha de usarse ese mismo término en todos los ámbitos, para evitar confusiones. Es lo mismo que pasa cuando, en la misma constitución, usan el término "personas mayores" para referirse a los ancianos, lo cual puede generar ambigüedad, ya que existe el término legal "mayor de edad". Gracias a la cultura del eufemismo, nos encontramos con que los mayores de edad no son mayores, pues estos son mayores aún... en cuanto a la edad.

En realidad, más que el uso de "español" por "castellano" en la Constitución Europea, me molesta el uso de "castellano" por "español", que genera mayores malentendidos (hay quien habla del castilian, sin tener en cuenta que en ciertas regiones que hoy no se consideran "castellanas" se habla mucho mejor).