jueves, 22 de diciembre de 2005

frustración informática.

Cuando cambiamos la fuente de alimentación del ordenador de sobremesa a causa de problemas en el ventilador, vimos que el ventilador de la CPU estaba también a punto de morir. Así que hoy, que he tenido un rato libre, he ido a la zona de Pacífico, donde conocía 3 tiendas —y he encontrado otra más— donde venden este tipo de accesorios.

Sin embargo, para mi frustración, en ninguna de las tiendas tenían lo que yo buscaba. Buscar un ventilador para un pentium III es como buscar una pieza de recambio para un seat 600, con la diferencia de que el seat 600 dejó de fabricarse hace más de 10 años.

La mentalidad de la sociedad de consumo es especialmente fuerte en lo que a ordenadores se refiere: así, puedes ir a cualquier tienda de repuestos de lavadoras (es cierto que hay menos) a pedir un programador para una lavadora de hace 10 años, pero es impensable que vayas, como yo, a buscar una pieza para un ordenador de 1999. ¿Resultado? Lo mejor que he conseguido ha sido que un vendedor me sugiriera que probase con un ventilador para AMD K7, que debería haber funcionado, ya que tiene un tamaño y una distribucion de polos similar. En cambio, en las otras tiendas me han dicho "no, no hay de eso" o "¿Qué tipo de zócalo usa?". Recordemos el ejemplo de la lavadora: el cliente no sabe si la pieza es la ARW15, pero sabe que es para una lavadora de la marca tal y cual (yo sabía mi modelo de placa y qué forma tenía el zócalo).

En todo caso, tras adaptar la pieza del K7 a un ordenador en el que el ventilador no va atornillado sino ajustado (procedimiento: ampliar los agujeros de los tornillos con un taladro) hemos colocado el ventilador, mi hermana ha cerrado el aparato y me ha llamado a mí para colocar los cables. Craso error. nunca hay que cerrar un ordenador sin haberlo probado primero pero mi hermana tiene fobia a agacharse.
Nada más encender el ordenador ha comenzado a pitar. Sacamos el destornillador y sus complementos de la cajita donde cuidadosamente los ha guardado mi hermana (otro error), desatornillamos la carcasa, comprobamos que todo anda bien y decido probar si el ventilador gira. El ventilador gira como un energúmeno, por lo que decido conectar pantalla y teclado para comprobar los mensajes de error, tras lo cual desactivo la alarma de fallo del ventilador. Es evidente que el fallo se debe a que la entrada de corriente tiene polos similares pero no iguales: los colores de los cables son negro-rojo-amarillo en lugar de negro-rojo-azul, lo cual ya me había hecho sospechar antes de la manipulación del ventilador.
Sospecho que el cable azul no es una toma de tierra, sino un cable de datos que indica a la CPU la velocidad actual del ventilador (o que quizá se limita a enviar un impulso con cada giro). El caso es que desconecto la alarma de fallo del ventilador, me aseguro de que la alarma de temperatura de la CPU siga activada, cierro el aparato y conecto todos los cables. Si el ventilador gira, la CPU no tiene por qué calentarse, como compruebo usando la utilidad de la placa base una vez iniciado windows.

Error. Al cabo de 10 minutos se activa la alarma de temperatura. Rayos, truenos y centellas: adivinad qué he hecho durante esos 10 minutos: guardar cuidadosamente el destornillador, después de aprovechar para atornillar el ventilador viejo en el disipador al que venía unido el nuevo. Así que comprenderéis que, después de volver a colocar todo como estaba al principio, me haya puesto a maldecir de quien inventó estos aparatos. Porque lo que más me revienta es que estoy seguro de qu ela incompatibilidad de los diversos ventiladores no se debe sólo a la diferente necesidad de regrigeración de los distintos procesadores (necesidad que, como advierte google durante la presentación de los nuevos procesadores energéticamente eficientes de Sun, suele ir en aumento), sino a disputas de propiedad industrial.

Pues bien, que sepan los chicos de AMD e Intel que me cago en ellos, por ser incapaces de ponerse de acuerdo en un estándar. Joder, un puto estándar. Y en los diseñadores de ambas compañías por ser incapaces de idear un modelo de zócalo que sirva para más de una generación de microprocesadores.

Y me cago también en los maniáticos de la renovación de equipos. Coño, el boli bic ha sido funcional y útil durante 50 años, la máquina de escribir mecánica durante 90, y la pluma de ganso durante 1000. ¿Por qué un ordenador no puede durar más de 5 años?

1 comentario:

Alholva dijo...

Si te cargaras uno cada dos años, como hago yo, evitarías esos problemas. Tiene otras desventajas pero gracias a ti he encontrado la parte positiva.