domingo, 13 de diciembre de 2015

Isaac Asimov: Bóvedas de Acero.

ASIMOV, Isaac: Bóvedas de Acero. Orbis, 1986. 173 pág.
ISBN:
84-7634-087-7
Descriptores:
Ciencia Ficción. Robots. Detectives.

La Tierra, miles de años en el futuro. La ingente población vive apiñada en ciudades abovedadas —cavernas en el título original—, aisladas completamente del exterior, y con miedo a los espacianos, habitantes de los cincuenta mundos originalmente originalmente colonizados por la Tierra que después de independizarse han adquirido un poder espantoso gracias a su fantástica tecnología. En Espaciópolis, la única base espaciana en la Tierra, un eminente sociólogo es asesinado. El detective Baley de la policía de Nueva York se verá obligado a trabajar codo con codo con R. Daneel — la R significa Robot— para resolver el caso.

Se trata, claro está, de una de esas novelas sobre robots en que Asimov intentó dar rienda suelta a su talento para la novela detectivesca de solución ingeniosa (recuérdense sus Cuentos de los viudos negros), analizando por enésima vez las consecuencias de las famosas tres leyes de la robótica por él inventadas. Al lector actual le chocará el contraste entre futurismo e incapacidad para ver más allá de sus narices de estas novelas de la era de la guerra fría: se predicen las maravillas y las consecuencias de la robótica, varios miles de años en el porvenir, pero la situación de la mujer sigue siendo la misma; se anuncian los riesgos del crecimiento desaforado de la población, pero el límite de población está situado en unas cifras similares a las actuales; se ve como "medievalismo" el uso de gafas, pero los ciudadanos no se operan la vista. Aun así, la sociedad futura que se nos describe es sorprendente, y el caso es resuelto de manera magistral.