jueves, 30 de septiembre de 2010

Un extraño ha llamado al telefonillo de casa de mis padres diciendo que traía algo «para Chari.» Le he abierto pensando que se refería a los vecinos (llevan un año y todavía no sé cómo se llaman). Pero ha llamado a mi puerta insistiendo: «Mi mujer me ha dicho esta puerta, que vive una cuñada de Chari, y le traigo unos paquetes para que los lleve a Logroño» «¿A Logroño?» «Para el Rastrillo»
Resulta que mi madre iba a hacer próximamente (aunque no sé cuándo) un corto viaje a dicha ciudad, y que la tal Chari era cuñada de una tía mía, que participa en el Rastrillo Solidario de Logroño.
... ¡¡¡Pero he estado a punto de no abrirle la puerta!!!