miércoles, 26 de julio de 2006

De resacas y otros

Un tema de conversación habitual entre quienes comienzan a superar los treinta años y quienes todavía pueden presumir (por poco tiempo) de sus veintipico es el incremento de la dureza de las resacas. Si a los veinte puedes salir la noche entera y estar tan fresco al día siguiente, entre los veinticinco y los treinta la cosa comienza a ponerse cuesta arriba.

Un detalle adicional que conviene tener en cuenta es que la resaca no sólo es producida por la ingesta de copas, sino también por la falta de sueño (combinada, a veces, con la fatiga acumulada durante una noche en que las endorfinas nos permitieron bailar hasta el agotamiento, recuperarnos, y seguir bailando).

¿Cómo recuperarse de esta falta de sueño? Una de las maneras es, evidentemente, dormir, actividad que, practicada de día, nos produce una especie de jet-lag, que diría yo que no sólo tiene que ver con la luz diurna, sino también con el incremento de las temperaturas. Otra distinta es la actividad: quedarse en casa viendo la tele es lo peor que se puede hacer, pues el monstruoso aparato sólo incrementará nuestras ganas de dormir.

Todo esto explica que este domingo, después de haberme acostado a las ocho de la mañana, dormido seis horas (contando una de siesta) y estar a punto de cenar y acostarme a las ocho y media de la noche, saliera disparado en cuanto unos amigos me telefonearon para invitarme a tomar unas cañas: me salvaron el día, oiga..

4 comentarios:

Bliss dijo...

¡Qué suerte tienes de recuperarte en tan poco tiempo! ¡Cómo se notan tus casi 30 años! El sábado me levanté a las 6 de la mañana, y estuve trotando, cámara en ristre, detrás de una pareja de novios y sus familiares y amigos, hasta las seis de la mañana del domingo (copas mediante, claro) y ¡todavía no me he recuperado, buaaaaaa!

Disfruta la treintena, mozo ;-)

Alholva dijo...

Cuando te acerques peligrosamente a los cuarenta ya me contarás...

Un beso

"Un-updated" Marko dijo...

Jajaja!! yo aun ando por los veintitantos pero me aproimo peligrosamente a los 30 y me empiezo a hace a la idea... Las rescas si van agavandose peo me encanta resistir esas noches tan energicas y entrtenidas!! Esperpo mantener este ritmo unos cuantos años más!! Buen post1!!

Salu2!!

Jaime dijo...

Y es que no hay nada mejor que unas cervecillas para matar la resaca... Diga usted que si, caballero. Que un clavo con otro sale...

Pero cuando al día siguiente tienes que trabajar, a ver como lo haces :-)