martes, 17 de enero de 2006

5 extraños hábitos tuyos

Mer me ha invitado a un juego consistente en declarar mis cinco hábitos más extraños. Una parte esencial del juego es que os copie las reglas, así que me ahorraré los detalles, que podéis leer a continuación.

LAS REGLAS DEL JUEGO SON:
El primer jugador de este juego inicia su mensaje con el título "5 extraños hábitos tuyos". Las personas que son invitadas a escribir un mensaje en su respectivo blog a propósito, de sus extraños hábitos, deben también indicar claramente este reglamento. Al final, debéis escoger 5 nuevas personas a indicar y añadir el link de su blog o diario web. No olvidéis dejar un comentario en su blog o diario web diciendo"Has sido elegido" y dices que lean el vuestro.

Primer hábito: Tecnología.
A pesar de ser un gran friki, no puedo evitar cierto conservadurismo, patente en el hecho de que conservo un 80286... y lo uso de vez en cuando. De hecho, tiendo a jugar a juegos obsoletos (últimamente estoy viciándome demasiado con el Command and Conquer: Red Alert, que data del 2001, y otro juego con el que he pasado las horas muertas es SimuTrans, que también es relativamente antiguo). Cada vez que mi vecino (vendedor de ordenadores, ¡ahí es nada!) suele consultarme dudas de hardware, suelo poner una cara que indica: ¡yo qué sé! ¡mi ordenador no soporta eso!, pero al final acabo resolviéndole sus problemas... mientras la computadora de mi casa sigue funcionando a trompicones.


Segundo hábito: Diversificar
Es uno de mis peores vicios, pues consiste, en última instancia, en que todo me produce tal aburrimiento que no puedo acabar nada de lo que comienzo. De vez en cuando lo intento, de todas maneras. Pero podéis comprobar la situación mirando apuntes, Aprender a desaprender o libreros, por no mencionar varios cuentos inconclusos que duermen en el disco duro, o en hojas apiladas sobre la estantería.

Tercer hábito: Comprar
Es un hábito muy reciente, y como medida de "policía" o "higiene" económica me limito a compras baratas. ¿Por qué? Porque cuando compro cosas caras se rompen: me ha durado más el escáner cutre de hp que uso actualmente que el escáner de gama alta de la misma compañía que compré inicialmente; me han durado más unos zapatos que compré en Alcampo que otros de primera marca, que costaron el doble. Por ello, mis compras compulsivas actuales suelen limitarse a libros de saldo o de segunda mano, que nunca superan los 5€ (supongo que lo habréis observado en mis reseñas)

Cuarto hábito: la funesta manía de buscar la justicia
Los métodos expeditivos de las SS, que fusilaban a todo un pueblo si no confesaban quiénes eran miembros de la resistencia (que hoy llamarían grupo terrorista) me admiran profundamente, pero soy incapaz de aplicarlos. Así que muchos de los crímenes de mis alumnos (ejemplo: lanzar tizas a la pizarra cuando estoy escribiendo) quedan impunes, a menos que les pille con las manos en la masa, pues me da pena que por culpa de los tres canallas de siempre sean castigados los cinco alumnos buenos de la clase. Últimamente, sin embargo, estoy tratando de cambiar este aspecto de la personalidad, en consonancia con los tiempos que corren. Así, uno de mis propósitos para el día de hoy es castigar mañana durante el recreo a todos los alumnos en caso de que alguno se comporte mal en la única clase que imparto esta mañana.

Quinto hábito: Odio visceral a la música
Los gustos musicales de los adolescentes, unidos a la manía de mi hermana de estudiar con una fuerte música que tape todo ruido ambiental y permita la absoluta incomunicación, han desarrollado en mi una fuerte aversión a la música, que últimamente asocio al ruido. Para mí no hay nada más descansado que leer un libro a las doce de la noche, sin el runrún de Kiss FM o AOL XM MIX (donde, al menos, no hablan en español) sobre la cabeza.


Y, a continuación, se trata de buscar a alguien que pueda contarnos sus cinco hábitos extraños. Me va a resultar difícil, pues últimamente sólo visito los mismos blogs que Mer, pero trataré de invitar a los siguientes:

  • La lluvia detrás del cristal: dejé de visitarla porque dejó de escribir, pero ahora ha vuelto a la carga.

  • Doctor Qbikus, que se encuentra en una situación parecida... con el agravante de que hace un mes que no publica. Espero que la invitación le sirva de incentivo

  • Monroe, al que supongo que ya habrá invitado Sinclair (hay que probar suerte...) ha invitado Ainé.

  • Edrias (losers are winning), a la que supongo que también habrá invitado Sinclair (sigo probando...)

  • Zirta (forever dreamers) porque, aunque no creo que me responda (perdimos el contacto cuando dejé de hablar semanalmente de cómics), siempre he querido saberlo (Edición: acabo de ver que forever dreamers no es exactamente un blog.
  • A cambio, propongo a Jorge)
.

No invito a Grialita ni a El del quinto porque están estudiando. Que no invite a otros blogs que sigo visitando se debe en unos casos (Wallenstein, Edad de Oro) a que un asunto tan poco serio no cabe en ellos; en otros (Etanisla) a que no me apetece traducir el juego (del que supongo que habrá una versión en ingles). En el caso de Jaime, por último, me ha movido la creencia de que Sinclair acabará pasándole la pelota.

5 comentarios:

juank sinclair fantoba dijo...

Efectivamente habíamos coincidido en dos!!

Quiero ver tus zapatos de cinco euros. Urgentemente.

josemoya dijo...

No, lo de cinco euros son los libros. Los zapatos costaron entre 12 y 20 (que también es barato). Son los que tengo como "zapatos buenos".

Monroe dijo...

Yo quiero ver tu 286 :D

DrQbikus dijo...

Hola Jose! Gracias por sacarme del letargo este en el que me he vuelto a quedar atrapado :D

Alholva dijo...

Gracias por la invitación. Ya he hecho los deberes.

Tengo una idea para solucionar tu manía de diversificar. Puedes titular la próxima “Novela inacabada” y cuando te canses de escribir o encuentres algo más estimulante que acapare tu atención, haces un concurso para que los lectores inventemos un final.