lunes, 30 de marzo de 2015

Dmitri Glukhovsky: Metro2033.

GLUKHOVSKY, Dmitri: Metro 2033. El último refugio.Barcelona, Timun Mas (Planeta), 2014. 541 pág. 19 cm.
ISBN:
978-84-480-0500-9.
Precio de lista:
8,95 Euros [comprada de 2ª mano].
Descriptores:
Fantasía. Ciencia Ficción. Fantasía apocalíptica. Tercera guerra mundial.
Metro 2033, subtitulada en España «El último refugio», es una novela que muchos conoceréis a través del videojuego basado en ella. De hecho, yo tenía noticia del juego, pero no supe hasta hace poco que estaba inspirado en una novela. Como me gusta la fantasía apocalíptica y me llama la atención todo lo que tiene que ver con metros y trenes, me decidí a hacerme con un ejemplar, aprovechando otro pedido.
Artyom tenía unos dos años cuando el apocalipsis nuclear se desencadenó sobre Rusia. Su madre lo bajó a los túneles del metro, donde miles de ciudadanos se refugiaron. Pero después una horda de ratas (huyendo, quiza, de algún horror) mató a su madre. Desde entonces ha vivido con el comandante de la estación de la VDNKh. Ahora, quince años después, es un joven con madera de héroe que tratará de recorrer las diversas estaciones-estado en que se ha fragmentado la red de metro en busca de ayuda para defender su estación —y la red entera— contra la amenaza de los «Negros», una especie mutante telepática que está intentando penetrar en la red a través de la VDNKh. En su largo periplo, Artyom descubrirá toda la vileza y la generosidad del ser humano, las distintas concepciones políticas y religiosas del mundo y los logros de un mundo que ha desaparecido para siempre.
Se trata de una novela-río con todas sus ventajas e inconvenientes. Predomina la acción, interrumpida por algún paraje introspectivo o filosófico que intenta dar a la trama una hondura que quizá sobre. Hay detalladas descripciones de las magnificentes estaciones y de los opresivos corredores que las conectan, aunque se echa de menos un esquema de la red de metro que el editor podría haber incluido fácilmente. A cambio, hay un anexo final con las notas correspondientes a cada página (que no tienen llamadas en el texto, para no despistar al lector).
Los personajes no son demasiado profundos; tampoco se espera que lo sean. Como en una novela de Baroja, los personajes duran solo uno o dos capítulos antes de ser definitivamente descartados; por ello, a menudo se los describe justo lo necesario para darles cierta vida, o para explicar el sistema ideológico y social que los ha creado.
El gran acierto de la novela es lo que tiene de Viaje de Gulliver, de presentación de un mosaico de sociedades humanas que es una parodia de diversas ideologías (desde el trotskismo hasta el evangelismo), de manera que comprendemos las diversas maneras de arruinar el mundo que ha generado el hombre en su búsqueda de utopías.
Chirría el recurso constante al Deus ex machina, a la folletinesca salvación del personaje en el último minuto, que sin embargo tiene su explicación al final de la trama. Solo os diré que clasifico esta novela entre la fantasía (antes que en la ciencia ficción) porque queda claro que el protagonista es un "elegido" y se salva precisamente por serlo.
En resumen, una buena novela del género apocalíptico, sin zombies y con un héroe que, en vez de huir constantemente, sigue adelante para cumplir la misión que se le ha encomendado