miércoles, 19 de marzo de 2014

Mi arqueología personal

Repasando archivos antiguos. Ha sido mi pasatiempo esta semana, un pasatiempo un poco extraño, por lo inútil. Reencuentro aquellas creaciones de las que estuve orgulloso y que hoy son simplemente correctas. Encuentro los errores del pasado, como los cientos de faltas de otrografía —tildes sobrantes de mi avengraf, a la vez que el léxco impecable —¡imposible llegar hoy a esas alturas!— de alguno de mis cuentos. ¿La trama? La trama vacía, como siempre, pues nunca he conocido a fondo el corazón humano.
(16/3/14, 20.55)