sábado, 1 de junio de 2013

Complemento de régimen y complemento predicativo: problemas (1).

Una de mayores dificultades de la sintaxis es la conjunción en una misma ciencia, que debería limitarse al orden y jerarquía de las palabras en la oración, de aspectos morfológicos y semánticos en conflicto entre sí.
Uno de estos conflictos es el que se produce con una frase preposicional en la posición de predicativo, lugar ya de por sí complicado de definir, puesto que su definición, "complemento de un verbo y un sustantivo", es ya paradójica.
Es cierto que las frases preposicionales pueden equivaler a adjetivos, categoría a la que habitualmente pertenece también el predicativo. Pero, puesto que una estructura igual también podría desempeñar el papel de complemento de un verbo, hay que agarrarse a la semántica para comprobar lo que en un adjetivo resolveríamos con una simple prueba de concordancia:
  1. La mujer de Lot se transformó [en estatua]
  2. La mujer de Lot se transformó [en Sodoma]
El sentido de la primera oración está claro:"una estatua" es una cualidad de "la mujer de Lot". En la segunda, también parece más o menos claro que "Sodoma" es el lugar donde ocurre la transformación. Algunos gramáticos dirían que en el segundo verbo "damos por supuesto" el predicativo (es decir: la oración, en nuestra cabeza, es "se transformó en eso". Compliquemos un poco más las cosas:
  1. Selemoh-Ha Leví se convirtió en cristiano
  2. Selemoh-Ha Leví se convirtió en Burgos
  3. Selemoh-Ha Leví se convirtió al cristianismo en Burgos
La segunda oración de esta nueva serie viene a confirmar la suposición de los gramáticos mencionados antes (esto es, que el predicativo está supuesto), pues el sentido tradicional de la palabra "convertir" en castellano es "convertir al cristianismo" (la culpa de este sentido no la tenemos ni la palabra ni yo, sino unos cuantos siglos de historia y una sociedad no tan tolerante como se nos quiere hacer creer). Pues bien: ¿qué ocurre con la tercera oración? Es difícil aceptar que "al cristianismo" es un predicativo: de una parte, la preposición tiene un claro sentido de movimiento, que en la oración parece mantenerse; de otra, el nombre abstracto, aunque nombra una cualidad, no parece lo más adecuado para complementar a otro nombre, ni siquiera por vía de aposición. Dos oraciones con el mismo sentido y, sin embargo, distinta estructura. Entonces, ¿podemos apoyarnos en el sentido para establecer la función sintáctica o no? Ya dijimos que de aquí vienen casi todas las dificultades de esta ciencia.
No hemos apuntado una dificultad adicional: el verbo con el que hemos estado trabajando exige que la preposición sea siempre la misma. Comprobémoslo con la lista de preposiciones:
  1. Juan se convirtió a + sustantivo abstracto (Se convirtió al cristianismo)
  2. Juan se convirtió en + adjetivo o sustantivo (Se convirtió en cristiano, en estatua, en ficción).
  3. Juan se convirtió [ante, bajo, desde, contra, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, sobre, tras]: complementos circunstanciales.
En el primer caso, que es el que hemos presentado como más dudoso, no parece haber mucha diferencia (gramatical) entre "convertirse al cristianismo" o "dedicarse a la espeleología", frase en que el complemento se clasifica como "complemento de régimen" precisamente porque es obligatorio y está limitado a una sola preposición (pues no admite sinónimos: uno no se puede dedicar ni "para" ni "hacia" la espeleología, del mismo modo que tampoco se puede convertir ni "hacia" ni "para" el cristianismo).
El complemento citado sería, por su forma, un complemento preposicional (puesto que su preposición es regida), y por su significado un complemento predicativo (puesto que indica cualidades del sujeto). Si seguimos la idea de Bosque de clasificar entre los complementos de régimen todos aquellos exigidos por el verbo, sin importar si tienen preposición o no, tendríamos ser coherentes y decir que es un complemento de régimen. Sin embargo, estoy seguro de que Bosque lo clasifica como predicativo, puesto que tampoco tiene en cuenta la forma al decir si algo es un predicativo o no (y la casilla de complemento de régimen ha pasado a ser el mismo "cajón de sastre" en que Bosque decía que se había convertido el adjetivo).
(Continuará)