jueves, 7 de julio de 2011

Ancianos y conducción.

Sorprende el hecho de que en la misma legislatura en que se ha aumentado la edad de jubilación haya surgido la propuesta, por parte de las autoridades (un conocido lobby de seguridad vial andaba pidiéndolo desde hace tiempo), de que se endurezcan los requisitos para la renovación del carné para los mayores de 64 años. La última idea es exigirles su historial médico.

Dejando aparte lo complicado de la obtención de un historial médico realmente completo, al menos entre quienes hemos saltado de un sistema de salud a otro (dudo que la seguridad social le haya pasado mis datos a la UPAM o la UPAM a Muface), me parece que es una locura dejar estos documentos, por los que cualquier aseguradora pagaría una fortuna, en custodia de centros de reconocimientos médicas cuyos trabajadores suelen pluriemplearse en aseguradoras.

Claro que esto no choca con la cultura de la externalización que, gracias al neoliberalismo, se está imponiendo en las administraciones públicas (por ejemplo, en el Ayuntamiento de Madrid): agencias externas monopolizan (oligopolizan, si se prefiere) tareas que deberían quedar reservadas a la Autoridad Pública, con peligro de los principios de imparcialidad, confidencialidad y respeto a la ley que ha jurado cumplir cualquier trabajador público.

Por otro lado, sorprende que el legislador incurra en una contradicción evidente... ¡en poco más de un año y sin cambio de legislatura de por medio! Observamos, en efecto, que el argumento que ha servido para prolongar la vida laboral (esto es, que cada vez estamos mejor de salud a edades avanzadas) no le vale a Tráfico.

Puede que estemos lúcidos para proyectar un edificio, decidir sobre el futuro de unos jóvenes, estimar si es oportuno el despido de cien mil empleados, incluso para proponer nuevas leyes (por poner ejemplos de labores en las que se suele prolongar la vida laboral), pero que tardemos en salir del semáforo, o dudemos sobre si esta es la salida que debemos tomar en la autovía.

En coherencia con la idea de tráfico, ¿sería lógico exigir el historial médico a los trabajadores mayores de 64 años antes de la prolongación de su vida laboral?

Ante la incongruencia de las propuestas, estimo que deberíamos tomar una serie de medidas de sentido común que hace tiempo deberíamos haber tomado, en beneficio no sólo de los mayores sino de toda la sociedad. Por ejemplo, utilizar una señalización racional, orientada tanto a los habitantes de la ciudad como a los foráneos (qué fácil es orientarse en la ciudad propia, y qué difícil en cualquier otra), y con tipografía adecuada.

En último lugar, me gustaría que el legislador tuviera en cuenta que España es un país de orografía complicada donde todavía existen áreas rurales de urbanización dispersa donde una población envejecida no cuenta con un servicio adecuado de transporte público y requieren el uso del automóvil para acceder a los recursos (farmacias, centros de salud) de poblaciones mayores. Si se endurece el acceso de esta población al automóvil privado, debería asegurarse su acceso a vehículos pagados por el estado.

1 comentario:

Gonzalo dijo...

En coherencia con la idea de tráfico, ¿sería lógico exigir el historial médico a los trabajadores mayores de 64 años antes de la prolongación de su vida laboral?

Juas, qué bueno.