lunes, 23 de mayo de 2011

Deliciosa Martha y Fuera de Carta.

Cuando fui al cine a ver Sin reservas, todavía tenía fresca la película alemana Deliciosa Martha, de modo que fui plenamente consciente de cómo el original era infinitamente mejor que la copia (por mucho que Martina Gedeck no sea Catherine Zeta-Jones).

Sin embargo, para cuando vi Fuera de Carta ya se me había olvidado la película alemana, lo que impidió que captara evidentes coincidencias con ella, mayores que con la película americana, y que no se pueden achacar al género de la «película de cocineros». Hace poco volví a ver la primera de estas tres películas y fui consciente de que había demasiado en común para ser fruto de la casualidad.

Y es que, aunque Fuera de Carta no se presente como un remake de Deliciosa Martha, hay coincidencias demasiado sospechosas:

Hijos que te cambian la vida:
La primera película la protagoniza una mujer soltera y sin tiempo a la que la «cargan» con la hija de una hermana suya; el protagonista de la segunda es un cocinero «estajanovista» que de repente se ve obligado a cuidar de los hijos de su exmujer.

Problemas en la escuela:
Viene a ser una consecuencia de lo anterior. Si el protagonista tiene unos hijos y no tiene tiempo para hacerles caso, es normal que éstos tengan problemas en la escuela, lleguen tarde, les acusen de trabajar por la noche, etcétera.

Un filete muy crudo:
En la película alemana, la protagonista recibe terapia por su mal genio; en una ocasión se pelea con un cliente que se queja de que su filete está muy hecho; en otra, tira el mantel del cliente. En la española, el cocinero saca el soplete para hacer más un filete de atún que al cliente le parece crudo.

Una ayudante embarazada:
No deja de ser extraño que en ambas películas (pero, creo recordar, no en la americana) la segunda chef esté embarazada.



Es cierto que la película española tiene varias cosas nuevas, pero no sé si son las suficientes como para que no cite en sus créditos la película anterior.