martes, 1 de marzo de 2011

Valdemingómez III

Dejas la bolsa sobre el contenedor,
para el perro,
y luego te asombra que se esparza
por tu calle.

No caminas dos calles
para echarla:
dejas la bolsa sobre el contenedor,
para el perro.


(Original: 18/2/2011)