lunes, 28 de febrero de 2011

Valdemingómez II

Vomítame en la cara, que aún no siento
el hedor putrefacto que te impregna.

No te importe mancharme, pues la tuya
es mi mierda.


(Original: 18/2/11)