domingo, 27 de febrero de 2011

La Cuisine chez Moya: Variantes sobre el tema del Cachopo

El cachopo (probablemente del gallego xacopo [ʃa'kopo], con metátesis de [ʃ] y [k]) es un sanjacobo elaborado introduciendo jamón, queso y opcionalmente otros ingredientes entre dos escalopes de ternera.

El fin de semana pasado, probé por primera vez el cachopo, y lo hice en un bar de Villaviciosa de Odón (New Embassy, junto a un polideportivo) donde utilizaban una curiosa variante: en lugar de cerrar el cachopo, colocaban el jamón, abundante queso y unos champiñones sobre ambos escalopes, y lo gratinaban todo.

A mi, que soy demasiado torpe como para evitar que se me abra un enorme librillo de carne al meterlo en la sartén, me pareció una magnífica idea, y hoy he tratado de reproducir los resultados con cierta satisfacción (hubiera sido mayor de tener patatas en la despensa, pero de donde no hay, no se puede sacar).

Ingredientes utilizados (para una persona):
  • Tres lonchas de jamón pre-cortado (la próxima vez utilizaré seis).
  • Un filete de ternera cortado para escalope (es decir, fino y extenso).
  • Un huevo.
  • Harina para rebozar.
  • Pan rallado para rebozar.
  • Queso rallado para gratinar (una ración generosa: más o menos 1/4 bolsa).
  • Ajetes congelados y cebolla congelada (para adornar, usar a discrección.
  • Aceite para freír

Preparación:
  1. Batir el huevo
  2. Pasar el escalope por harina, huevo y pan rallado.
  3. Freír el escalope en aceite muy caliente
  4. Pasar las lonchas de jamón por harina, huevo y pan rallado (esto no es imprescindible, pero lo he hecho para aprovechar el remanente de huevo y pan; si se hace más de un escalope no será necesario)
  5. Retirar el escalope del fuego, colocar en una fuente para horno
  6. Freír las lonchas de jamón (sólo si se han empanado; si no, no es necesario)
  7. Rociar con queso el escalope y colocar una loncha de jamón encima
  8. Repetir el proceso hasta haber colocado todo el jamón sobre el escalope
  9. Colocar la cebolla y los ajetes sobre todo lo demás y volver a rociar con queso
  10. Introducir en el microondas, a toda potencia, 5 minutos (menos, en caso de que la cebolla y los ajetes sean frescos)
  11. Gratinar durante otros cuatro minutos.


Del resultado he tomado unas cuantas fotos con mi móvil, pero en este momento no puedo subirlos a la red. En todo caso os aseguro que me he quedado bastante satisfecho (con las salvedades antes mencionadas respecto de la escasez de jamón y la necesidad de patatas fritas).