lunes, 26 de abril de 2010

Yo hablo, él escribe, nadie escucha:
La primavera perfuma nuestro olvido.