miércoles, 23 de mayo de 2007

Winona

Si Winona Ryder hubiera muerto a tiempo, habría sido sin duda uno de los principales símbolos generacionales. Pero siguió viva y se extinguió su leyenda. No creo que ninguno de mis alumnos adolescentes conozca de ella otra cosa que sus episodios de cleptomanía.

Digo esto porque mañana proyectamos en mi instituto una de mis películas favoritas. Una auténtica rareza, uno de esos remixes de cortometrajes firmados por figuras de culto llamado «Noche en la Tierra». Y en el primero de sus cuatro episodios, Winona brilla con luz propia enfundada en un mono, fumando como una carretera y conduciendo un taxi en el que lleva a una representante de cine a la que, poco a poco, va encandilando con su rudeza. Al final, acaban ofreciéndole un papelito para una película, pero ella lo rechaza con insistencia: «But I want to be a mechanic!»

He de admitir que de los cuatro episodios de la película, sin embargo, mi favorito es el de Begnini, que vi mucho antes de que oyéramos hablar de aquel actor en España. Al mando de un taxi, recorre las calles de Roma con ese maravilloso desprecio a las normas de la circulación de los latinos (he de admitir que cuando visité Italia en coche sólo sufrimos un leve alcance). Recoge a un clérigo —«Tu sei un bispo», insiste Begnini, y no hay manera de apearlo del burro— y le ofrece un tour infernal y carnavalesco, hasta que un infarto acaba con el pobre bispo.

Con todo esto que os he dicho, comprenderéis mi fastidio por el hecho de que la proyección de la película coincida con una representación teatral en la que quien escribe estas líneas aparecerá haciendo el ridículo junto con un grupo de preadolescentes, para deleite de los padres de las criaturas y del maléfico director de escena. Lo cual no es óbice (más bien lo contrario) para hacer propaganda y convencer a mis alumnos de que mañana, en lugar de ir a la representación, acudan a la proyección de la película.


Acabo de ver que esta es mi entrada 901. ¿Debería preparar algo especial para la entrada 1000?

2 comentarios:

Némesis dijo...

No he visto esa pelicula, pero aun me reí un rato con tu manera de describirla. Y, FELICIDADES, 900 entradas es impresionante. A mi me queda mucho por recorrer.
http://acambiodenada.blogia.com

Edryas dijo...

¿Y qué obra es? ¿Es algo clásico o es reinventado?
eguro que no estás ridículo, hombre.