jueves, 25 de mayo de 2006

Eutanasia.

Eran anárquicos, caóticos, libres. No podían vivir en esta sociedad de reglas y autoridades. Así se lo hicieron saber a Salomón. El sabio, tras meditarlo unos minutos, comprendió que era un problema difícil, pero que existía una solución. Era clara, evidente: ¿cómo no se le había ocurrido antes?

En el momento en que el saco se hundía en el agua, aún se pudieron escuchar, mezclados con el chapoteo, los balbuceos y gimoteos de los niños, que prometían —pilluelos— que no lo volverían a hacer.

2 comentarios:

josemoya dijo...

Como véis, son los jueves que me siento venenoso.

Bliss dijo...

Chico, Herodes se te queda pequeño... :8

En fin, haremos como que no sabemos que te dedicas a la enseñanza ;-)