domingo, 21 de mayo de 2006

Debería hacer tantas cosas...

Debería hacer tantas cosas... Y, sin embargo, estoy tan aburrido... Quizá porque, de las cosas que debo hacer, ninguna me parece que valga la pena. Como corregir unos trabajos que ya he hojeado y están bastante mal —culpa mía, por mandarles algo tan complicado—, o como pensar en qué malgastar la hora de Alternativa de mañana... Porque, haga lo que haga en esa hora, será malgastar el tiempo. ¿A quién se le habrá ocurrido obligar a los alumnos a soportar al profesor durante una hora semanal de una asignatura que no es evaluable? Dioooss, cómo me alegro de que la LOE suprima la religión.

1 comentario:

Alholva dijo...

Yo también me alegro pero recuerdo que mis horas de Alternativa en el cole no eran malgastadas, todo lo contrario. Se organizaban debates, hablábamos de todo lo que no se hablaba en el resto de las clases y… siempre sacábamos provecho.
Yo creo que es cierto, que estás aburrido y por eso lo ves así de negativo.