martes, 7 de marzo de 2006

Cómo no copiar de Rincondelvago.com

Bien, reconozco que he tardado mucho en ponerme a corregir las valoraciones críticas sobre Tristana, de Benito Pérez Galdós. Corregir trabajos es siempre fastidioso, porque realizar esta tarea objetivamente es mucho más complicado que, por ejemplo, corregir los exámenes de preguntas cortas y explícitas (coloque una tilde aquí, escriba un verbo allá) de primer ciclo a los que estoy acostumbrándome por momentos.

He de confesar que cuando aterricé en 2º de bachillerato no tenía ni idea de lo que era una valoración crítica. Qué sea ésto ni aparece en los temarios de la oposición, ni lo estudié en mi carrera (donde "crítica literaria" era sinónimo de "teoría de la literatura"), y mi punto de anclaje era mi propia experiencia previa como alumno de enseñanzas medias. Mi intuición me dijo que se trataba de la reseña de un texto largo, utilizando el mecanismo escolar del comentario de texto. Así pues, tras currarme un guión de valoración crítica que, a posteriori, comprobé que coincidía al 99% con el de la jefa del departamento, lo repartí entre los alumnos y dediqué algunas clases al comentario de la obra, como había hecho en el trimestre anterior.

Para la corrección establecí diez puntos tomados de los nueve apartados tratados en el guión más otro para redacción; además, dejé espacio en las casillas de mi "tabla de calificaciones" para anotar, en cada una, por qué concedía el punto entero o sólo una parte a cada apartado.

Todo esto para nada.

En primer lugar porque, si bien en mi guión se establecía (y así lo repetí hasta la saciedad en los días en que aparecieron más estudiantes en mi clase de bachillerato nocturno) que la valoración "debía redactarse como un todo" y no limitarse a seguir el guión como si de preguntas de un examen se tratara, el 60% de los alumnos ha hecho esto último.

En segundo lugar porque hay 3 familias textuales diferentes tomadas de 3 artículos de Rincón del Vago sobre Tristana.

Los alumnos deberían darse cuenta de que sus trabajos se convierten en sospechosos si ocurre cualquiera de las siguientes cosas:

  1. El trabajo se presenta a ordenador y no sigue el guión. Una búsqueda literal de un texto tachado a boli sobre el texto de computadora (precariedad económica se casa, en el contexto "pero al final de la obra y a causa de su precariedad económica se casa con su 'acogida'") revela que todo el texto está copiado de aquí, epígrafes incluídos.

  2. El trabajo se presenta a mano y contiene extrañas erratas, como "Tristona" por "Tristana" (que no deberían aparecer si el autor ha leído el libro) o "Antonio Relees" por "Antonio Reluz". Buscando esos términos en google no aparece nada. Pero se trata de un simple ejercicio de heurística, porque buscando nació el 10 de mayo de 1843 en Las palmas de Gran canaria para ver de qué enciclopedia ha sacado el texto de la introducción (a todas luces sacado de una enciclopedia, pues aparecen detalles impertinentes, como que Galdós fue el menor de 10 hermanos), vemos un link a Rincón del Vago, para otra obra de Galdós. Le decimos a Google que nos muestre todas las coincidencias en dicha web, y ante nuestros ojos surge este texto, que nuestro alumno copió (el 90% de su texto sale de ahí) pero, por lo menos, trató de adecuar al guión previo. Y hemos de suponer que lo copió manualmente, pues las nuevas erratas no se encuentran en la Internet (¿quizá bajó un trabajo accesible sólo con emule, o una versión antigua ya corregida en la web de rincón del vago?).

  3. El trabajo se presenta a mano y sigue el guión. Es extraño que un alumno mediocre haya conseguido elaborar una redacción tan acertada (bueno, no tanto, hay fallos gramaticales) y haga un análisis tan minucioso de los personajes, pero quizá lo haya juzgado mal (puede ser mediocre en lengua y destacar en literatura). No es estraño, en cambio, que otra alumna, brillante, escriba un trabajo con análisis igual de minuciosos. Hay coincidencias en los párrafos, aunque en distintas ubicaciones. ¿Copiaron uno del otro? Quizá. Les daría el beneficio de la duda si no apareciera, en ambos trabajos, el error gramatical la mujer no tenía derechos algunos, que me hace pensar en que ambos alumnos copiaron esto y seleccionaron y reubicaron los datos siguiendo mi guión. Podría darlo por bueno (hay un trabajo de selección), pero, claro, nada me garantiza que se hayan leído el libro. Y, al fin y al cabo, una valoración crítica ha de ser personal.


Como veis, en ambos casos es un detallito, una tontería, lo que me ha permitido rastrear los trabajos hasta el rincón del vago. Así que, si queréis evitar que vuestro profe huela el copieteo, recordad que hay que volver a redactar lo que uno encuentra por ahí, hasta dejarlo que no lo conozca ni la madre que lo parió. Os podrían dar unos consejos los alumnos de 2º de ESO de la profe.

7 comentarios:

Monroe dijo...

Te sorprendería saber lo apasionante que es conocer las opiniones de un profesor cuando uno ha dejado sus despóticas garras hace relativamente poco :D

Rafa dijo...

No me había parado a pensar la influencia que puede tener internet en la enseñanza media. Antes, quien más quien menos, copiaba parte del trabajo/comentario/etc de una enciclopedia, pero nadie te libraba de plasmarlo manualmente (aunque fuese vía PC) y se corría el riesgo de aprender algo en el proceso, e incluso de innovar la redacción aunque sólo fuese por evitar el aburrimiento. Pero claro, ahora un corta-pega por aquí y ya está la redacción de los Aztecas/Biografía de Goya/Comentario de Platón. Sin embargo, la dinámica evolutiva que nos envuelve hace que el depreda.. digooo el profesor anule los nuevos trucos de los alumnos reestableciendo el equilibrio en el ecosistema. ¡Que el Google lo usamos todos!

Edryas dijo...

Yo, no es por ser vinagre, pero es que eso del trabajito con guión ya te incita. Vale que sin guión luego no hay Dios que se lea nada, porque o es pura divagación o no hay más que incógnitas del tipo "¿pa ande tiro ahora?" El problema es que nunca se pide una reflexión personal, porque, en parte, eso sería catastrófico (la mitad de los alumnos nunca opinan más allá de la marcha de Florentino)

Por otro lado, el rincón del vago es... deleznable. Probaría a picarlos con que pueden hacer cosas mejores (es que no hay que correr mucho) Aunque la carne es débil y la pereza tira más)

Nepión dijo...

Tranquilo, sr. Maestro. No me desespere usted, que bien pudiera ser que estuviera usted formando futuros periodistas. Al fin y al cabo, los métodos de sus educandos no difieren en exceso de los de buena parte de mis colegas.

josemoya dijo...

Edrias: obviamente hay un apartado Opinión Personal. Se trata del más importante, de hecho, puesto que hablamos de una valoración crítica. Pero aciertas al describir el problema: los alumnos no saben opinar de una obra, más allá de "es un tostón" o "me ha encantado". El guión incluye un apartado sobre Cosas que se pueden decir en una opinión personal. Absurdo, ¿verdad?

Juilax: julili remasterized, MD (no he podido evitarlo).

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:
Jose Moya no les des ideas para evitar el copiado literal de Internet.
¿Que tal los alumnos del nocturno? Esta semana tengo los dos examenes de historia de España de segundo bachillerato y me estoy temiendo los examenes y los mas que presumibles resultados.

Saludos a todos.

josemoya dijo...

Acabo de ver, en el contador, que algún alumno de bachillerato de Madrid ha leído mi artículo, e, inmediatamente, se ha ido al rincón del vago para volver a plagiar el trabajo.
¡Si es que no aprenden...!