miércoles, 8 de febrero de 2006

Agotamiento

Ya sé que no tiene el mínimo interés para vosotros, pero faltan menos de 45 minutos para que vuelva a encaminarme hacia el trabajo y estoy absolutamente agotado. Y me pesa, porque sé que este agotamiento mío de las tardes perjudica a los pocos alumnos que me merecen un respeto.

Por cierto que supongo que mañana el jefe de estudios me volverá a decir que poner apercibimientos a los alumnos no es una solución. Ya lo sé, pero es lo único que puedo hacer si ponerles castigos no funciona (puesto que saben que si no lo cumplen, sólo les cae una bronca, un apercibimiento o como mucho un cero a final de la evaluación). Hoy, el puñetero defensor del menor diciendo que a los chavales hay que ponerles límites. Entiéndame, señor defensor: yo les digo muy clarito lo que no han de hacer, pero si usted me impide tomar medidas si pasan la frontera, apaga y vámonos.

Es posible que lo anterior os produzca una idea muy baja sobre mí: no os preocupéis. Las cosas siempre pueden empeorar.

2 comentarios:

Sr. Santana dijo...

si le ha funcionado, continue!!

un saludo

DrQbikus dijo...

Dicen que dentro del caos siempre hay algo de orden, y creo que todo se reduce a eso.

Por algún motivo, se ha perdido el orden en el sistema educativo (y convendría buscar las causas), pero se crea un nuevo orden dentro de ese caos.

Lamentablemente, ese nuevo orden es el que están definiendo los alumnos, según sus necesidades más inmediatas, y lo peor de todo, según vaya pasando el tiempo, se irá convirtiendo en el orden establecido.

En fin, ánimo :)