jueves, 10 de noviembre de 2005

Pedagógico... ¿O no?

Para un profesor de lengua como yo, leer artículos como Presente habitual, ¿o no? en malaprensa es todo un lujo: material crudo sobre el que abalanzarme.

Y es que no es lo mismo decir que «el presente tiene diversos usos: actual, cuando indica que los hechos transcurren ahora; habitual, cuando se habla de lo que suele suceder; gnómico, cuando establece una verdad permanente, bla, bla, bla...» que decir: «Que el 65% de los españoles haya usado alguna vez su coche para follar no quiere decir que el 65% de los españoles follen el el coche».

Claro que sospecho que ese comentario no sería apropiado para una clase. Hoy he llevado este soneto al grupo de Enseñanza de Adultos, y se han comportado como críos. De hecho, creo que deben pensar que estoy más salido que el pico de una mesa, porque en mis clases sobre poesía (en donde trato de fomentar la comprensión lectora basándome, para empezar, el lo literal) les he dicho qué significaría eso de «en mi pecho florido... allí quedó dormido» si se interpretase literalmente, y qué significa eso de «Acuérdome, durmiendo aquí algún hora, / que, despertando, a Elisa vi a mi lado.».

1 comentario:

Edryas dijo...

Ni pensar quiero la que se armaría con "rasgué mis venas en duelo de mordiscos y azucenas" o "y crujió su espinazo por mi brazo"