miércoles, 14 de septiembre de 2005

Turno partido

Bueno, ya es definitivo. Parece ser que este año, para regocijo de quienes pasáis ocho horas frente al ordenador con media de bocata en medio, yo también trabajaré a dos turnos.

De mañana y de noche, para ser más exactos.

Podéis pensar que soy un rarito por elegir algo así, pero mis razones he tenido. Entre otras, que quizá de esta manera vea si, de verdad, sería tan agotador apuntarse a algún curso (o matricularse en la UNED, por ejemplo) que exija trabajar seriamente por las tardes. Entre otras, también, que así comenzaré a apreciar el verdadero valor del ocio, y quizá deje de usar los ordenadores para tonterías y me dedique a escribir. Ciertas cosas se hacen mejor bajo presión.

Lo peor, para mí, va a ser que en mi horario hay tres asignaturas que hay que preparar a conciencia. La más evidente es Lengua de 2º de Bachiller, pero no hay que menospreciar Comunicación (en enseñanza de adultos) o Refuerzo de Lengua. Respecto de las Actividades de Estudio... no sé cómo las tratarán en este centro: a mí siempre me han causado mucho trabajo, y mucho en balde. Sospecho que, en lugar de crear materiales (como hago otras veces) me dedicaré a fotocopiar los ya existentes, aunque eso me cree problemas morales.

Pero tampoco podré hacer las fotocopias a última hora, porque el Instituto está al lado de mi casa y no es plan que los alumnos tengan las actividades/exámenes por adelantado.

3 comentarios:

Edryas dijo...

Yo precisamente lo que estoy temniendo cuando empiece a dar clases es la cantidad de material que tendré que recopilar los primeros años. Menos mal que me servirán para el futuro (si no me canso de ellos antes)

josemoya dijo...

No sé qué decirte. Yo tiendo a hacer muchos materiales que conjugan los diversos aspectos de la materia vistos en un tema. Por tanto, cuando cambio de instituto, o cuando el instituto cambia de libro de texto, ya no valen.

Edryas dijo...

Horror... ya me temía yo que no iba a ser tan fácil